La Sonoterapia Cuántica Invertone se sitúa en la tercera vía de la medicina integrativa, entre la medicina clásica y las medicinas alternativas, que son todas principalmente enfocadas hacia la resolución de los síntomas visibles.  Esta nueva visión terapéutica, ahora reconocida por el mundo médico-científico, está enteramente dedicada al tratamiento de las causas de cualquier enfermedad: el estrés patológico.

Está basada sobre dos descubrimientos científicos:

La primera es la de los buscadores rusos Piotr Garjajev, microbiologo, y Vladimir Poponin, físico cuántico, de la Academia de Ciencias de Moscú y de Nueva-York, que han puesto en evidencia el ADN Fantasma, este campo de información que rodea, integra y actúa directamente sobre la molécula. Su campo de organización  es similar a la de los idiomas humanos que poseen una sintaxis y reglas gramaticales, lo que puede representar el origen o la fuente de inspiración de los idiomas.

* La segunda es la del ingeniero de sonido francés René Guéraçague que ha sabido, a partir del “nombrado”, en un primer tiempo, efectuar la transmutación alfabético-matemático-sonora al final de los años 1990, antes de añadir, en 2013, la noción de intrincación cuántica que permite a una molécula “nombrada” ser activada instantaneamente y a distancia, independientemente de la noción de tiempo y espacio.

En el campo de la salud, la sonoterapia cuántica actúa a nivel del campo de información del ADN, es decir a la fuente del sistema de salud autónomo del cuerpo humano, en ausencia total de efectos secundarios.  Estos dos descubrimientos permiten acceder a las causas profundas de la enfermedad que se han acumulado durante la vida de la persona y para poder desactivarlas, lo que facilita el tratamiento de los síntomas visibles.